Espiritualidad y Carisma

carismaEl Instituto de las Religiosas Oblatas al Divino Amor de Derecho Pontificio, dedicado a la acción apostólica, que tiene como lema “Ad Maiorem Dei Gloriam” y su carisma “Amor y Oblación a Dios Trino y Uno” fue fundado por la Sierva de Dios Madre Margarita Diomira Crispi en Sicilia – Italia, el 17 de enero de 1923. 

La espiritualidad Oblata nace del Amor Trinitario, motor, principio, centro y fin del Instituto en la Iglesia. Y cuenta con una riqueza de rasgos que la caracterizan y que constatan su fisonomía: Trinitaria, Cristo céntrica, Eucarística, Mariana y Eclesial. “La espiritualidad ODA se inspira en la regla de San Ignacio de Loyola”

RASGOS PARTICULARES DE LA ESPIRITUALIDAD OBLATA AL DIVINO AMOR
Estos rasgos identifican la espiritualidad y el espíritu de Amor que caracteriza a las Religiosas y que se refleja en sus obras de apostolado los cuales se expresan en el ARA:

  • ADORACIÓN (Contemplación) es la parte esencial porque de ella obtiene la fortaleza y las luces necesarias para cumplir su misión en el mundo. En la adoración eucarística se renueva la convicción de una vocación en continua adoración, suplicando constantemente “Oh Jesús hazme un alma adoradora en Espíritu y en verdad”
  • REPARACIÓN (Seguimiento) se expresa en el culto al Sagrado Corazón, Sacerdote y Víctima por nuestros pecados, es uno de los fines del Instituto. El espíritu de reparación es un ofrecimiento voluntario por la unidad de la Iglesia, por el Papa, por la Santificación de los sacerdotes y por la unidad de los cristianos, para que todos seamos uno en Cristo Jesús.
  • APOSTOLADO (misión) Como consecuencia del espíritu de amor de las Oblatas sale el Apostolado, el cual mueve, motiva a cada Oblata a servir en las diferentes maneras de evangelización: pastoral vocacional, pastoral educativa, pastoral parroquial, pastoral juvenil, pastoral catequética y en el llamado que haga el Señor para llevar su Palabra en el aquí y ahora, abiertas a los cambios de cada día.
TODO A LA MAYOR GLORIA DE DIOS