Filosofía Institucional

Nuestra Filosofía

EL COLEGIO RR OBLATAS AL DIVINO AMOR se fundamenta en la espiritualidad Oblata, legada por la Sierva de Dios, Madre Margarita Diomira Crispi, fundadora de la Congregación, además participa de la valiosa tarea educativa de la sociedad y el estado principalmente a través de sus procesos pedagógico-formativos, haciendo de la institución un lugar privilegiado para promover y fomentar el desarrollo integral de la persona y un ejemplo de convivencia fraterna y pedagógica que promueve y lucha por:


  • Evangelización. Las Religiosas Oblatas al Divino Amor, consideran al colegio como un lugar privilegiado para dar a conocer la auténtica imagen del Dios de Jesús de Nazareth: humano, cercano, que comparte nuestra historia, por medio de la formación en la fe, practicando el amor al prójimo cuales quiera que sea su condición, estado o situación, sin discriminación alguna con plena apertura para el diálogo, la concertación, la reconciliación, la tolerancia y demás valores que propone el evangelio; que conlleve al encuentro consigo mismo, con los demás y con Dios.
  • Testimonio. Los educadores Oblatos deben sentirse los primeros responsables de educación Cristiana Católica de hoy, en el cual el testimonio y enseñanza son los transmisores eficaces de cultura y sobre todo del mensaje profundo de Jesucristo, Maestro por excelencia, de tal manera que los estudiantes al egresar tengan un profundo sentido de Comunidad Eclesial. La presencia de La Santísima Virgen María como Madre, Guía y Modelo de disponibilidad es de gran importancia, ya que en ella encontramos el modelo de Educadora.
  • Amor y Oblación. El Centro Educativo fiel al carisma de amor y oblación recibido de Dios a través de La Madre Margarita Diomira Crispi, fundadora de las Religiosas Oblatas al Divino Amor, realiza su acción educativa en un ambiente de amor al Dios Uno y Trino.
  • Adoración. Jesús Sacramentado impulsa la educación Oblata como centro de su espiritualidad, es decir, la adoración llena el Espíritu para realizar el trabajo diario.
  • Amor familiar. La educación Oblata es ante todo una ofrenda de amor, realizada en un contexto de familia, donde cada cual ocupa su lugar y donde todos se aman, se corrigen, se exigen y se ayudan.
  • Oración. La educación oblata se caracteriza por la convivencia con los educandos, por una ayuda sincera, mediante el testimonio y la oración; promoviendo a los miembros de la comunidad educativa para que hagan de su vida una continua ofrenda de alabanza a Dios Uno y Trino, viviendo así el lema “A LA MAYOR GLORIA DE DIOS”. (A.M.D.G.).


Letra:
María Concepción Álvarez

Música: Alcides Pardo

Arreglos: Leonardo Puerto

TODO A LA MAYOR GLORIA DE DIOS